Las Polaroid vuelven a la vida a través de Impossible Project

Un proyecto que nació hace ya un tiempo atrás involucrando a André Bosman, ex-empleado de Polaroid por una parte y a Florian Kaps quien fuera director de la Sociedad Lomográfica […]

Un proyecto que nació hace ya un tiempo atrás involucrando a André Bosman, ex-empleado de Polaroid por una parte y a Florian Kaps quien fuera director de la Sociedad Lomográfica Internacional. Ambos, estaban decididos en ese momento a dar nueva vida a los días dorados de la fotografía instantánea.Las Polaroid vuelven a la vida a través de Impossible Project

El reto de este proyecto era grande ya que lo que estos dos personajes buscaban era que los componentes químicos con los que se fabricaba tradicionalmente la película instantánea ya no se fabricaban y en la actualidad son imposibles de conseguir.

Para comenzar la idea era crear una nueva película instantánea que fuera eficaz y que además funcionara en las cámaras Polaroid más antiguas.

Después de conseguir fondos de inversores privados, Bosman y Kaps compraron una fábrica que aún hacía película para estas cámaras, contrataron también empleados y comenzaron a trabajar produciendo más película instantánea para las clásicas Polaroid.

El proyecto tuvo una excelente respuesta, teniendo en cuenta que el año pasado la empresa vendió más de 1 millón de paquetes con este papel fotográfico y hoy Oskar Smolokowski, CEO de la empresa, reveló que el crecimiento está siendo espectacular con un 30% de ventas más cada año.

Hoy hasta los más jóvenes descubren Polaroid gracias a que esta empresa ha creado ya treinta tipos de películas diferentes para cámaras como la SX70 o la 600, permitiendo así que aquel acabado propio de las fotografías instantáneas tomadas con una Polaroid nuevamente está disponible para los amantes de estas peculiares capturas.

Esta nueva película instantánea tiene una cantidad limitada de fotos que pueden tomarse, contrario a las cámaras digitales con las que suele tomarte miles de fotos que después no vuelven a mirarse.

Asimismo, The Impossible Project creó también el llamado Instant Lab, un accesorio para utilizar con los smartphones que transforma imágenes digitales en fotos instantáneas, dando aún un mayor impacto mediático a este proyecto que en 2013 fue representado en un documental Time Zero